Instituto de Psicología Astrológica

API son las iniciales de Astrologisch-Psychologisches Institut (Instituto de Sicología Astrológica), corporación fundada en mil novecientos sesenta y cuatro por Bruno Huber (mil novecientos treinta-mil novecientos noventa y nueve) y Louise Huber en Adliswil (Suiza) de cara al desarrollo de la sicología astrológica.

La sicología astrológica es una síntesis entre la sicología y la astrología, y su trasfondo espiritual es la psicosíntesis de Roberto Assagioli (Florencia). Actualmente el API está dirigido por Louise Huber y su hijo Michael Huber. Las actividades esenciales del API son la investigación y la enseñanza en el campo de la sicología astrológica.

El API ofrece un extenso abanico de cursos y seminarios de sicología astrológica. El programa de capacitación está fundamentalmente orientado al autoconocimiento y al desarrollo personal y espiritual, y contempla asimismo la opción de conseguir el diploma de consultor en sicología astrológica, posibilidad que está dirigida a quienes desean ejercer su actividad profesional en este campo.

sicoastrologia

Con este diploma estarás perfectamente cualificado/a para realizar consultas sobre una carta astral y ayudar al consultante en todos sus ámbitos.

En España ha sido posible estudiar sicología astrológica y conseguir el diploma de consultor astrológico API desde mil novecientos noventa a través del curso a distancia ofrecido por la Escuela De España Huber, vinculada al API.

Con el propósito de ofrecer una capacitación que superara las restricciones inherentes a los cursos a distancia, en el año dos mil cuatro un conjunto de personas comprometidas con la sicología astrológica tomamos la iniciativa de establecer un pacto con Louise y Michael Huber para ofrecer en España exactamente el mismo plan de capacitación presencial que se da con enorme éxito desde hace unos años en los países de habla alemana.

De este modo nació API España, un conjunto de personas dedicadas a la enseñanza, la difusión y el desarrollo de la sicología astrológica en este país y, por extensión, en la zona de habla hispana.

Todos y cada uno de los miembros de API España somos profesores API. El instituto está dirigido por un equipo formado por Michael Huber que desempeña el papel de directivo y un conjunto de 3 organizadores. Cada maestro ofrece cursos independientemente mas garantiza que cubre el temario estándar del programa de capacitación.

Un cincuenta por ciento de la transmisión de conocimientos se efectúa en cursos de teoría y el otro cincuenta por ciento en conjuntos de trabajo prácticos. Disponemos de libros propios, una buena documentación de cursos y un genial material educativo desarrollado en base con el tiempo experiencia del API. El pupilo no debe efectuar ningún examen y al final del proceso de capacitación hace una exposición de su horóscopo públicamente y efectúa un trabajo de contribución creativa personal.

De esta forma España es parte integrante de la red mundial API, una familia que se extiende por diferentes países unida por un interés común: hacer llegar la sicología astrológica a quien la quiera emplear como herramienta de ayuda en la vida.

El API está asimismo representado en Suiza, Alemania, Austria, R. Unido, Noruega, Suecia, Rusia, Hungría, USA, Canadá, Suráfrica y Brasil.

¿Qué es la sicología astrológica?

La sicología astrológica, desarrollada por Bruno Huber (mil novecientos treinta-mil novecientos noventa y nueve), es una nueva ciencia sobre el humano producido desde los conocimientos modernos sobre sicología y el viejo fondo del saber astrológico. Es una síntesis entre la sicología y la astrología.

astrologia-sicologica

En los últimos tiempos la sicología se ha incorporado a la astrología. Habitualmente ha sido como «poner vino nuevo en tinas viejas» pues la mayor parte de las reglas de interpretación que se pueden localizar en las obras astrológicas actuales proceden la temporada del Barroco y el Renacimiento.

El API ha incorporado la astrología a la sicología. Esto ha supuesto un trabajo de más de cuarenta años y como resultado se ha desarrollado una estructura de reglas de interpretación totalmente nueva. De este modo, la sicología astrológica se ha transformado en una astrología para el humano de la Nueva Era.

La sicología astrológica se fundamenta en un modelo ideal sicológico que contempla al humano como una globalidad: una mente humana interconectada con su ambiente y, al tiempo, una entidad espiritual (personalidad) que de manera libre puede establecer relaciones con el resto.

En sicología astrológica, el horóscopo individual se usa como herramienta de diagnóstico. Los inconvenientes de elección de profesión, educación infantil, pareja y matrimonio, como los propios inconvenientes de desarrollo espiritual se abordan estableciendo una conexión causal con el carácter global del individuo. Las predicciones del futuro y el pensamiento determinista se consideran cuestiones poco serias y se rechazan.

La síntesis de sicología y astrología deja tanto una entendimiento distinguida de la personalidad como una integración y una reestructuración de la persona en su totalidad. Se llega al reconocimiento de las raíces de la causalidad del comportamiento del individuo. Las motivaciones vitales profundas, las aspiraciones inconscientes y las metas vitales internas se elevan al nivel de la conciencia y de este modo se crea un espacio para el individuo creativo.

En este sentido, la sicología astrológica es un instrumento que deja que la persona penetre en la esencia de su existencia. Quién utiliza la sicología astrológica con conciencia de responsabilidad, pronto descubre que se le deparan conocimientos que le conducen a una entendimiento considerablemente más completa de la vida y de sí.

Todo esto tiene sus consecuencias:

  • Mejora del autoconocimiento.
  • Relaciones más genuinas con el resto.
  • Posibilidad de ofrecerles ayuda.

¿Por qué razón estudiar sicología astrológica?

carta astral

Adquisición de conocimientos astrológicos y autoconocimiento

La capacitación en sicología astrológica da conocimientos astrológicos mas lo más esencial es que deja conocerse mejor a uno mismo, pues el horóscopo es un reflejo del carácter y de la esencia interna de la persona. Las personas que estudian sicología astrológica descubren de qué forma son verdaderamente. Este proceso orgánico de autoconocimiento genera cambios continuos en la persona, que aprende a administrar mucho mejor sus posibilidades, a fortalecer lo que tiene de bueno y positivo, y emplear sus capacidades en la vida rutinaria.

Expansión de conciencia

La toma de contacto con las leyes del cosmos y con las propias posibilidades de desarrollo indicadas en el horóscopo generan en la persona una expansión de conciencia. Muchas de las cosas de la vida se ven desde determinado punto de vista nuevo. La astrología muestra dimensiones y conexiones que dan a la persona una perspectiva considerablemente más extensa. Lo pequeño se reconoce en lo grande, el microcosmos se ve reflejado en el macrocosmos y, como consecuencia, las motivaciones vitales se ven correspondientemente cambiadas.

Descubrimiento de los propios potenciales

Al tomar conciencia de las conexiones causales y galácticas, la persona establece contacto con su centro esencial y descubre su potencial creativo. Halla nuevas formas de solventar los inconvenientes y logra articular su vida de una forma más libre y armónica. Entiende mejor a el resto y esto le ofrece la posibilidad de ofrecerles una valiosa ayuda en situaciones bastante difíciles.

Seguridad y confianza en uno mismo

Las personas que estudian sicología astrológica acrecientan de forma notable la seguridad y la confianza en sí. Al tomar conciencia del trasfondo espiritual del propio destino y también identificarse con las posibilidades de su horóscopo admiten la vida como una labor de desarrollo. La experiencia de ser parte de un orden galáctico en el que asimismo está integrado el desarrollo espiritual del humano hace que su confianza interna medre de forma notable.

Comunicación

Al estudiar sicología astrológica se establece contacto con otras personas que asimismo efectúan esta actividad. No es una cosa que se haga en soledad. En los cursos y seminarios, los participantes se conocen y también intercambian experiencias. Se crea un tiempo de conjunto con intereses comunes y se genera el encuentro humano que, para muchos, es un genuino enriquecimiento.

Vivir es medrar y, en el marco de la vida humana, aprender.