El color del leo: Por qué el oro tiene la mejor influencia

El color del leo

El abrumador brillo del oro da la impresión de un carácter inmejorable, de una superioridad inalcanzable y de una realeza.

Los leos se sienten naturalmente atraídos por este color, uno de extrema positividad y confianza. Exuda poder y fuerza, imaginación, creatividad e intuición.

El color de la suerte de Leo Oro en pocas palabras:

  • Este es el color de la extravagancia, la riqueza y el éxito;
  • El oro transmite brillo y alegría al Leo;
  • Aumenta la atención en las metas pequeñas y prácticas o grandes y con aspiraciones;

Magnificencia, excesivo entusiasmo y pasión sin fin, benevolencia y amabilidad, una visión esperanzada del futuro, así es como se da a conocer la naturaleza dorada de Leo.

Por qué el color oro es tan bueno para Leo

Mirando la concentración de poder que rezuma del comportamiento de Leo, podemos asumir con seguridad que el oro o un tono rojizo es el más adecuado para expresar el poder y el dominio de tal nativo.

El oro se asocia con la extravagancia y las riquezas sin fin, los diamantes brillantes y los excesos, el color de la iluminación interior y el brillo exterior.

Los nativos que están enamorados del amarillo, el marrón y el oro en general, son los que están destinados a tener un magnífico futuro, uno impregnado de éxito, material o no.

Son grandes figuras que florecerán y prosperarán, sus personalidades brillan y se sienten atraídas por las riquezas del mundo.

También son muy amables y compasivos con otras personas, como si alguien que es claramente superior mostrara misericordia o clemencia con los que están bajo su mando.

Se dice que las joyas de oro en general aumentan la autoridad y la posición en el mundo. Facilitan la concentración y la búsqueda de los caminos correctos hacia el éxito.

Se trata de la elegancia y el respeto a sí mismo, de una cierta actitud cuando se va por el mundo. También se centra en el éxito material, en la brillantez y la extravagancia.

El oro lo dice todo, que estás pensando en algo más que en los pequeños objetivos, en puntos para reunir y sentirte feliz. No, lo que realmente importa es el prestigio, la impresión de imponer la voluntad y el dominio que otras personas reciben cuando están a su alrededor. A diferencia de la plata, el oro muestra masculinidad y confianza.

El oro es el color asociado a los más altos ideales y a las más grandes metas, a la perfección y a la aspiración de muchos.

Incita el interés y el deseo, todos lo quieren pero sólo unos pocos pueden conseguirlo realmente. Nos lleva a un camino de autodesarrollo y evolución constante. Necesitas afinar tus habilidades para conseguir la medalla de oro en una competición.

Tienes que ser el mejor. Sin embargo, los Leos a quienes les gusta el color dorado también son generosos y amables con otras personas, al darse cuenta de que pueden usar su gran poder para apoyar la ascensión de sus compañeros. Un rey siempre guiará a su pueblo hacia la gloria y un nuevo comienzo.

Sin embargo, cuando se pone demasiado énfasis en la influencia extrema de este color, puede conducir rápidamente a un camino de autodepravación y hacia el camino de no retorno.

Los Leos se volverán demasiado egocéntricos y egoístas, exigentes y agresivos cuando alguien no siga sus órdenes.

En lugar de ser exitosos y sobre-exigentes, enfocados en el bienestar personal y un estilo de vida pacífico, se convierten en su peor imagen. El oro debería convertirlo a uno en un ganador, una personificación de la brillantez y la iluminación.

Con tanta energía dorada en bruto vertida sobre ellos, estos nativos de Leo siempre están buscando el centro de atención, listos para crear otro espectáculo en el que se lucirán.

Una verdadera obra artística, una obra teatral que entretendrá a todo el mundo. Después de todo, saben cómo hacer que uno se sienta bien, cómo ser excitante y aventurero, y cómo presentar aspectos aparentemente aburridos de la vida diaria bajo una nueva luz.

Nadie se mantendrá sobrio y abatido cuando asista a tal espectáculo. Están siempre cubiertos por los rayos dorados del sol, su brillo brilla con intensidad.

Canalizando el poder de los colores

Otros colores a los que este nativo responderá positivamente son el naranja y otras combinaciones entre el rojo y el amarillo. En realidad no es una sorpresa ya que el Leo está gobernado por el Sol, la estrella astral con mayor presencia en el diagrama astrológico, la dadora de vida, la estrella dorada.

Su energía brilla en nuestros Leos, dándoles renovada fuerza, compasión y amabilidad, confianza, entusiasmo y libertad de expresión.

Son independientes y harán sólo lo que parezca correcto a menos que sea algo que tengan que hacer sin importar qué. Al vestirse de naranja, su creatividad e imaginación recibirán un impulso, y estarán más templados emocionalmente. Ayudará a superar las decepciones y heridas del pasado.

Por extraño que parezca, Leos también puede recibir mucha fuerza e intensidad espiritual del púrpura y el violeta. Los dos colores son básicamente uno y el mismo, siendo una combinación de rojo y azul.

Sin embargo, Violeta es la más intensa, la que está esencialmente relacionada con la conciencia espiritual. Esta comunión entre el mundo físico y el espiritual se crea en el momento en que estos nativos permiten que el poder del púrpura penetre a través de ellos.

Tanto el púrpura como el violeta son colores asociados con el altruismo general, con el sentido de pertenencia a una comunidad. Tomarán muchas decisiones que probablemente afectarán a las vidas de los que les rodean, y deben tener cuidado de no herirles o decepcionarles.

Además, tienden a ser introspectivos, a buscar la verdad, el significado de la vida y la respuesta a las grandes preguntas de la vida. El existencialismo, las verdades filosóficas, y los principios, son similares a los principios básicos de ellos.

Quieren alcanzar un nivel superior de ser, una conciencia superior y expandir su mente. Incluso pueden recibir algunos poderes psíquicos, telepatía o conocimiento precognitivo.

Violeta está profundamente conectada a la conciencia espiritual de uno, al escape de la realidad y a la creación de un nuevo mundo propio.

Tanto el púrpura como el violeta protegen una sensación de equilibrio pacífico que se extiende por todo el cuerpo y la mente, una estabilidad mental y la unión de lo físico y lo espiritual.

Son los colores de la generosidad, el amor, el afecto incondicional, el humanitarismo y el altruismo. Estos nativos tratan de eliminar todo lo malo y distraer del mundo y promover la felicidad, la alegría, la realización y la emoción.

 

Deja un comentario