El amable hombre de la cúspide del cáncer-Leo: sus características reveladas

El amable hombre de la cúspide del cáncer-Leo

Los nativos de la cúspide de Cáncer-Leo son cambiaformas, en realidad, en el sentido de que cambian su actitud de una situación a otra. Por un lado, pueden ser pacientes y emocionales, comportándose de manera comprensiva y sensible, cortesía de su educación cancerígena.

Pero también pueden ser orgullosos y egocéntricos debido a su legado Leo. El verdadero desafío aquí es encontrar una manera de combinar estas dos energías opuestas, creando una unión entre ellas para que se complementen perfectamente. El autocontrol y la disciplina son necesarios.

El hombre de la cúspide de Cancer-Leo en pocas palabras:

  • Nacido entre: 19 y 25 de julio;
  • Fortalezas: Versátil, eficiente e intuitivo;
  • Debilidades: Controlador y vano;
  • Lección de vida: Estar más en sintonía con las emociones de uno durante los cambios en la vida.

Es un buscador de oportunidades

El hombre de la cúspide de Cancer-Leo es responsable y sabe cómo manejar la mayoría de las situaciones de una manera paciente y recogida. Nunca pierde la calma, incluso cuando se enfrenta a asuntos peligrosos.

Se puede decir que tiene su vida resuelta desde hace algún tiempo, viendo lo eficiente y versátil que es. Todos buscan un líder, una persona que pueda dictar el estado de las cosas y vigilar el ir y venir de las cosas.

La mayoría de la gente es así, no está dispuesta a tomar el asunto en sus propias manos, y como es vergonzoso admitirlo, necesitan una persona como él. Sin embargo, no es como si fuera un líder en el sentido formal. También puede ser un marcador de tendencias, un pionero, el tipo que inicia el surgimiento de algo nuevo.

Esta cúspide es uno de los muchos cambios y transformaciones, y se correlaciona directamente con el comienzo, el inicio de un viaje por la vida.

Por lo general, estos hombres hacen sus planes desde que son jóvenes, preparándose para el futuro, pensando de antemano en llevar todas las oportunidades a la cima de la escala social.

En general, los hombres de la cúspide de Cáncer-Leo son bastante comprensivos y amables con otras personas, si les hablas durante uno de sus buenos humores. Si no, entonces prepárate para ser molestado y recibir un dolor de cabeza. La masculinidad es innata en ellos, y por lo tanto no se echarán atrás pase lo que pase.

El problema es que rara vez están dispuestos a tomarse el tiempo para observar y reunir suficiente información antes de tomar una decisión. Usan su intuición e instintos la mayor parte del tiempo, ignorando los hechos o las probabilidades más educadas.

Es por eso que muchas de sus decisiones terminan siendo erróneas, un fiasco total. Tienen prisa por completar sus tareas y dar una buena impresión a los demás, pero olvidan lo más importante. Como mínimo, los hombres de la cúspide de Cancer-Leo tienen una firme determinación que apoya sus objetivos.

Incluso más que eso, están seguros de que algunas cosas simplemente les llegarán, y pueden visualizar sus objetivos con gran eficiencia.

Esto es lo que se llama una perspectiva visionaria, la perspicacia para tomar decisiones basadas en resultados y perspectivas probables.

 

Deja un comentario