El carismático hombre de la cúspide de las Piscis: sus características reveladas

El carismático hombre de la cúspide de las Piscis

Los hombres de la cúspide de Acuario-Piscisas no son los más prácticos o pragmáticos de la gente, especialmente cuando no hay mucho que hacer en este mundo, cosas que explorar y con las que soñar.

Generalmente son soñadores y pensadores, racionalizan todo, lo ponen en perspectiva a través de sus propios lentes, la estimulación intelectual es la forma en que llevan sus vidas.

El hombre de la cúspide de Acuario-Pisces en pocas palabras:

  • Nacido entre: 15 y 21 de febrero;
  • Fortalezas: Espontáneo, encantador y generoso;
  • Debilidades: Demasiado emocional y escapista;
  • Lección de vida: Volverse más amable y perdonador.

Estos hombres también son visionarios, ya que hacen planes, pequeños o grandes, depende de su disposición e ideas.

Contando con su intuición

El hombre de la cúspide de Acuario-Piscis es sensible y emocional. Esto significa que pasará mucho tiempo analizándose a sí mismo, sus motivaciones, deseos, perspectivas de futuro que, digamos, haciendo algo de forma realista.

Le gusta pensar en las cosas, más que hacerlas, eso es todo. Los quehaceres diarios son algo que no hace con alegría o entusiasmo, en realidad, sino porque tiene que hacerlo.

Sólo quiere experimentar el mundo y lo que tiene para ofrecer. Tiene grandes ideas que podrían funcionar si sólo pudiera seguir con ello sin abandonar a medio camino. Poco convencional y excéntrico, este hombre es muy creativo e imaginativo, pero también un maestro de la postergación.

En general, es alguien a quien le gusta hablar con la gente. Le gusta hablar con ellos y le gusta hacer muchos amigos, conocer a todos los que valen la pena, ver cómo piensan.

Coqueteo, debates, altruismo general, también le interesan estas cosas, y parece que no hay nada más importante para él que vivir la vida, en todos sus aspectos.

Intuitivamente, es capaz de visualizar y deducir lo que podría suceder basándose en los datos actuales o simplemente sentir lo que otros podrían hacer en determinadas circunstancias. También es espiritual, pero no en el sentido común como religioso, sino abierto al misterio de la realidad.

Para el hombre de la cúspide de Acuario-Piscisas, ser extrovertido y participar en muchas actividades sociales tiene una función destructora, quitándole las preocupaciones y las responsabilidades de su vida.

Sin embargo, si se lastima o decepciona durante estas escapadas, se encerrará, se volverá distante y distante. Puede ser menos propenso a abrirse a la gente en el futuro o temer hacerlo debido a un peligro potencial.

Esta cúspide se llama de sensibilidad, y por una muy buena razón en realidad. El hombre de Acuario-Piscis es muy emocional, comprensivo, empático y altruista, un soñador que quiere explorar el mundo, y un individuo muy devoto.

Puede caer en estados negativos de vez en cuando, depresión, mal humor, ira, ansiedades e incertidumbres, pero esos son temporales.

Es raro porque parece gustarle el sabor de la comodidad, de la victoria, de llevar una buena vida, pero a veces se pone de lado y termina perdiendo la concentración.

Es porque quiere ayudar a todos los demás también, y cuando no lo hace, aparece el arrepentimiento. Además, su creatividad se duplicará en intensidad y eficiencia si se combina con libertad e independencia.

 

Deja un comentario