La cúspide de Leo-Virgo: Rasgos de personalidad clave

La cúspide de Leo-Virgo

La cúspide de Leo-Virgo es una de las combinaciones astrológicas más ambiciosas e implacables que existen. De hecho, estos nativos están extremadamente decididos a lograr sus objetivos, tanto que no se detendrán hasta que tengan un punto de apoyo seguro hasta que haya un 100% de certeza de éxito.

Trabajadores y perseverantes, estas personas son apasionadas por sus intereses y confiados en sus habilidades. Lo desafortunado es que tanto el Leo como el Virgo son perfeccionistas innatos que quieren alcanzar el mejor resultado con el mínimo esfuerzo, con todo en perfecto orden.

La cúspide de Leo-Virgo en resumen:

  • Fortalezas: Perseverante, versátil y leal;
  • Debilidades: Alejado y poco cooperativo;
  • La pareja perfecta: Alguien que es respetuoso de las sensibilidades de uno;
  • Lección de vida: Dejar de tener miedo de abrirse a las emociones.

Todos sus objetivos y planes serán detallados minuciosamente

Las personas nacidas durante el período entre el 19 y el 25 de agosto y colocadas en la cúspide de Leo-Virgo, son individuos de rara perspectiva visionaria y capacidad de mando. El suyo es el mundo entero para tomar.

Los principales influenciadores aquí son el Sol y Mercurio, ambos empujando a estos nativos a superar sus límites, a pensar más que nunca antes, y a procesar los más pequeños detalles.

Tanto apasionada como sistemática cuando el momento llama a la acción, la gente de la cúspide de Leo-Virgo es realmente versátil y apunta hacia el mayor éxito, poniendo todo su esfuerzo.

Piensa en las implicaciones mitológicas de esto. Mercurio solía ser conocido como el mensajero legítimo de los dioses, rápido y preciso, analítico y responsable de comunicar cualquier noticia importante.

El Sol, por otro lado, era la quintaesencia del mundo entero, el punto de inicio y fin, por lo que estos nativos necesitan estar en el centro de atención y divertirse todo el día.

No sólo son imaginativos y creativos, sino también generosos, altruistas y atentos a los demás.

Nadie puede vencerlos en los juegos sociales donde bailan toda la noche, deleitándose en el libertinaje, atreviéndose a salir.

Esta es una de las razones por las que la gente tratará de encantarlos y causarles una buena impresión por ser tan atractivos.

Hay una delgada línea entre la inteligencia atractiva, del tipo que admiras y admiras, y el irritante y esnobista aire de superioridad que algunas personas tienen.

Deben tener cuidado de no llegar allí o de lo contrario todos sus meticulosos esfuerzos serán en vano, perdiendo todos los amigos y relaciones que han construido hasta ahora.

Todos sus objetivos y planes serán detallados minuciosamente, organizados sistemáticamente, e incluso cuando aparezcan problemas, los nativos de la cúspide de Leo-Virgo resolverán todo con calma y concentración.

Más importante aún, estas personas necesitan aprender el verdadero significado de la humildad, la generosidad y la comprensión.

Todos sus amigos saben que pueden confiar en sus consejos y en sus ilimitadas habilidades para superar ciertos asuntos y problemas.

Es su ingenio y su habilidad para manejar todo tipo de situaciones lo que los pone en el centro de su círculo social. Además, pueden guardar un secreto para que la gente confíe aún más en ellos.

Personalmente, estas personas son visionarias, soñadoras, llenas de grandes ambiciones y con una personalidad que se perfecciona a sí misma y que les llevará a las cimas del éxito.

El único problema es que tienen grandes expectativas de los que les rodean, y la tendencia a criticar cuando las cosas no se hacen a su manera. Se necesita paciencia, tolerancia y un espíritu de trabajo en equipo para poner las cosas en perfecto orden.

Si pudieran abrirse un poco más a los demás, para revelar sus sentimientos y evitar cerrar sus emociones lejos de las miradas indiscretas. Esto los está matando lentamente, todos los secretos y pensamientos ocultos, quitándoles la alegría y el entusiasmo, y en vez de levantar un muro de falsedad y pretensión.

Además de ser excesivamente racionales y lógicas, también tienden a reaccionar exageradamente a muchas situaciones, a ver el lado oscuro de las cosas. Sin embargo, esta cúspide puede prosperar enormemente si sólo estos nativos combinaran los arrebatos de energía de Leo con la naturaleza reflexiva y perfeccionista de los Virgo.

Bastante indeciso románticamente

Los amantes de la cúspide de Leo-Virgo son extremadamente buenos en la actuación, en montar un espectáculo o una actuación para el público, haciendo alarde de sus habilidades con un encanto nunca antes visto.

Nadie puede superar su mera capacidad de análisis y observación, y el caso es que cada vez son mejores, puliendo sus habilidades a través de la introspección.

La otra parte de la moneda es la saliente y sociable, donde estos nativos disfrutan conociendo gente nueva, formando conexiones, divirtiéndose y realizando actividades interesantes.

Románticamente, son inciertos e inseguros de sus propios deseos debido a esta dualidad, pero cuando el amor golpea, se despeja toda la niebla.

Sus parejas nunca sabrán qué les golpeó, qué tipo de suerte o fuerza celestial está brillando sobre ellos. ¿Y eso por qué? Simple, porque los nativos de la cúspide de Leo-Virgo son uno de los amantes más cariñosos y atentos que hay.

Sorprenderán y harán sentir a sus parejas como los individuos más especiales del mundo entero, nada menos. Cuando se comprometen, estas personas lo toman como un voto personal, una oportunidad de una nueva vida que deben trabajar duro para alimentar.

Una vez que confían en alguien, estos nativos serán leales hasta el final. La gente de la cúspide de Leo-Virgo sabrá mostrar su amor y afecto a los que ama, sin ir en dirección contraria con frialdad, indiferencia, o al revés con posesividad y celos.

Preferirán mostrar sus sentimientos a través de acciones en lugar de palabras, y así es como todos sus compañeros se ven envueltos en sus profundas emociones.

Sean sutiles y actúen encubiertos porque no les gusta que los controlen y les digan lo que tienen que hacer.

Los que están más sincronizados con ellos pertenecen a los signos de fuego y los signos de la Tierra. Los primeros aprenderán a amar y a vivir por la energía y la impetuosidad de estos amantes, lo decididos y dinámicos que son.

Los signos de la Tierra, por otro lado, apreciarán y respetarán su personalidad ambiciosa y visionaria, que impulsa a lograr el éxito sin importar lo que se interponga en el camino.

Ser un proveedor ciertamente resultará ser una de las cualidades más respetadas y admiradas que tienen. No es fácil amar a un personaje tan complejo y profundo, pero donde hay problemas y dificultades, hay el doble de ventajas y recompensas esperando a ser descubiertas.

 

Deja un comentario