La Cúspide Tauro-Géminis: Rasgos de personalidad clave

La Cúspide Tauro-Géminis

Los nativos de la cúspide de Tauro-Géminis están llenos de energía juvenil e intensa para lograr todos sus objetivos y a la mitad del costo. Literalmente, nada puede interponerse en su camino en la flor de su juventud.

El éxito espera a la vuelta de la esquina y considerando que los Géminis son conocidos por su enfoque poco convencional, puedes estar seguro de que tendrán resultados inesperados en un tiempo mínimo. Pueden ser muy rápidos e inteligentes en este sentido, eligiendo lo que mejor se adapte a ellos.

La cúspide de Tauro-Géminis en resumen:

  • Fortalezas: Genuino, intuitivo y metódico;
  • Debilidades: Individualista y fanático;
  • La pareja perfecta: Alguien que estará disponible emocionalmente para ti;
  • Lección de vida: Ese pequeño fracaso significa que uno ha tomado medidas.

Admirado por mucha gente

Las personas nacidas hacia el final del período astrológico de Tauro y el comienzo de Géminis, el período entre el 17 y el 23 de mayo, experimentarán un gran cambio en sus vidas, y encontrarán muy fácil tratar con todo tipo de problemas.

Son mentalmente ágiles y rápidos en sus pies, capaces de adaptarse sobre la marcha, mientras que también muy decididos y decididos a no rendirse nunca. Además, también son muy sociables y comunicativos, participando en muchas conversaciones interesantes para promover sus objetivos.

Moviéndose de un lado a otro entre la influencia de Venus y Mercurio, la gente de la cúspide de Tauro-Géminis está dotada de belleza, sentido artístico y empuje hedonista, pero también de diplomacia, persuasión y deseo de viajar.

Si te preguntas qué puede ser mejor que esto, no hay nada. La inteligencia y agilidad mental de los géminis, junto con la paciencia y resolución de los taurinos, no pueden vencer a nada.

Los individuos de la cúspide de Tauro-Géminis desatarán un huracán en el mundo cuando finalmente descubran cómo pueden cambiarlo todo, y cuánto potencial tienen.

Entre la resistencia fija e inamovible de los Tauro a la rápida y ágil inteligencia de los Géminis, pueden luchar contra cualquier enemigo y resistir cualquier desafío.

Además, estos nativos encuentran que hablar con la gente es una actividad refrescante y agradable que pueden superar. Todo puede ser discutido, incluso los temas más misteriosos y profundos, y siempre tienen algo que vale la pena decir.

La influencia de Tauro actúa como un ancla, el terreno donde todo está preparado y reforzado, y esto significa que la agilidad mental de los Géminis recibe la resistencia y la resiliencia para sobrevivir más tiempo ahí fuera. Esta cúspide es de energía debido a esto.

Estos nativos se interesan por una multitud de cosas, y se dedican a muchas actividades. Además, sus pasiones y pasatiempos son interminables, creciendo en número con cada día que pasa.

Una vez más, gracias a la combinación entre la energía inmortal de Tauro y la inteligencia rápida de Géminis, estos nativos son líderes natos.

Reciben muchos beneficios y ventajas gracias a que pueden adaptarse a cualquier situación y afrontar cualquier reto.

Cuanto más difícil es el problema, más incentivados y preparados parecen estar, lo que sólo puede ser chocante. Esta es la razón por la que mucha gente se asombra y admira de lo eficientes y encantadores que pueden ser.

Como porristas apoyando a su equipo favorito, estos nativos de la cúspide de Tauro-Géminis son admirados por mucha gente. Sin embargo, a pesar de su aparentemente interminable energía y vitalidad, hay momentos en los que se pasan de los límites y se quedan sin energía.

Las personas nacidas en este período de tiempo son conocidas como animadores naturales, gente divertida con la que estar, los individuos ingeniosos y geniales que llamas a una fiesta para iluminar la atmósfera.

Les encanta hablar con la gente, contar historias y complacer a sus amigos, pero si sólo le dieran a otros la oportunidad de contribuir, sería aún mejor. Esta veta hedonista y la energía sin fin van más allá de lo normal.

Sólo quieren divertirse, experimentar el mundo como nadie antes lo hizo, sin embargo, también pueden ser dominantes en una conversación. Este es el principal problema, en realidad, que omiten dejar que los demás hablen también.

Por toda la energía y la paciencia que trae consigo el Tauro, estos nativos todavía encuentran una manera de desperdiciar todo eso, ser perezosos y olvidarse de las responsabilidades, obligaciones, puntualidad, y simplemente dormitar.

Esto viene como resultado del enfoque inconstante de Géminis, el síndrome de «la cabeza en las nubes» con el que a menudo se asocian.

Sus amigos y allegados perderán constantemente la confianza y los dejarán a su suerte. Incluso románticamente, crear confianza con esta actitud se hace tremendamente difícil.

Deberían encontrar una forma de desarrollarse y corregir estos percances de su personalidad, evitando también las tendencias autocensuradoras.

Esto es lo que está matando a mucha gente inteligente ahí fuera, la realización de que tienen mucho potencial y deseo, pero no pueden lograrlo. Lo bueno de ellos, y una ventaja sobre todos los demás es que estos nativos están gobernados por dos signos del zodíaco.

Cuando uno se vuelve inaccesible y se rompe, el otro puede venir con toda la fuerza y reemplazar la energía que falta. Sólo tienen que aprender a adaptarse a la situación en cuestión porque su energía y su potencial son inmensos.

La comunicación es esencial para ellos

La agilidad y rapidez mental de Géminis combinada con la ambición resuelta, determinada e inamovible de Tauro, ahora esto es lo que podemos llamar una combinación perfecta.

Serán devotos y leales a sus socios, nunca engañarán o irán por el camino equivocado, mientras que también mantendrán las cosas al límite de lo posible con ideas innovadoras y malhumoradas.

Son de corazón cálido y apasionados hacia el objeto de su afecto, y la influencia de los Géminis logra levantar el peso de sus intensos sentimientos, facilitando la absorción de sus parejas.

Están increíblemente en sintonía con su potencial innato, uno tiende a ser más volcánico y orientado a la acción, un espíritu combativo y antiguo que se mantiene en pie ante los mayores desafíos, el otro con la cabeza en alto, simple y elegante.

Los amantes de la cúspide de Tauro-Géminis tendrán un ritmo propio que será difícil de seguir.

Sin embargo, si sus compañeros son lo suficientemente fuertes para dar un paso atrás, analizar la situación y actuar con un plan, podrán controlar mejor las idas y venidas de estos nativos. La comunicación es esencial para ellos, la esencia misma de una relación.

 

Deja un comentario