La Luna en el Hombre Sagitario: Conócelo mejor

La Luna en el Hombre Sagitario

La Luna en Sagitario el hombre es un aventurero natural que siempre está en la búsqueda de la próxima escapada loca.

Con una actitud inquieta y un entusiasmo que adormece la mente, sigue adelante, buscando las mejores oportunidades para divertirse y posiblemente mejorar mientras tanto.

La Luna en Sagitario hombre en una cáscara de nuez:

  • Positivo: Expansivo y apasionado;
  • Negativos: Argumentativo y confrontativo;
  • Alma gemela: Alguien que no duda en decir lo que piensa;
  • Lección de vida: Manteniendo la confianza incluso durante las dificultades de la vida.

Este hombre nunca se pregunta sobre las consecuencias de un determinado curso de acción. Más bien, quiere saber si habrá alguna diversión, algo interesante. Seguramente está lejos de desperdiciar su vida.

Una personalidad inquieta

Su curiosidad innata lo lleva a querer explorar el mundo. El conocimiento abunda en los lugares más misteriosos, pero no podrás encontrarlo si no sales de tu zona de confort.

Y esto es exactamente lo que la Luna en Sagitario hace en un nativo. Se educa a sí mismo, expande sus perspectivas, y aprende mucho sobre las tendencias espirituales de la humanidad.

Es un individuo muy tolerante y flexible que no se burlará de los demás por su diferente educación u origen social.

Aunque como compañero no te gustará que sea tan libre y desinhibido con la mayoría de la gente, no significa que sus sentimientos sean demasiado superficiales, pero eso está en su naturaleza.

Este hombre está especialmente dotado de la energía sagitaria, y por eso es tan inquieto e impulsivo a veces.

Siente que el mundo no puede estar encerrado entre cuatro paredes, quedarse dentro y hacer las mismas cosas una y otra vez.

Desde que era un niño pequeño, sintió la llamada de lo salvaje, la brisa refrescante del mundo siempre dulce llamándolo.

Es un visionario que siempre está pensando en el futuro con una perspectiva brillante, siempre tramando el siguiente plan que podría llevarlo hacia las cumbres del éxito.

Aunque tenga algunas discusiones y conflictos con sus allegados, este rasgo no disminuye en absoluto.

Este nativo es muy preciso y directo con sus sentimientos y emociones, en el sentido de que no se anda con rodeos ni duda en llamarlo en ese mismo momento.

Ya sea una confesión de amor o un enfrentamiento necesario, no dudará en hacer enemigo a cualquiera que se atreva a traspasar sus límites.

No se somete ni se someterá a las reglas de la sociedad que van en contra de sus principios.

En general, este hombre es alguien a quien le gusta lo recto y sin ningún tipo de dudas o inhibiciones. Expresará sus sentimientos sin pensar en las posibles consecuencias para nadie en el mundo.

Su audacia y osadía no tiene límites, pero no es una persona muy romántica y sentimental en general.

No tiene muchas expectativas tradicionales, ni quiere que su pareja haga algunas cosas simplemente porque mucha gente las hace. Esto puede ser molesto para algunas personas de mente cerrada.

Este hombre siente que debe transmitir su conocimiento a otras personas, como si sólo él pudiera traer la iluminación que la gente necesita.

No es que esté genuinamente interesado en algunos individuos, a nivel emocional, es sólo que está interesado en el acto de dar consejos, de compartir sus puntos de vista sobre el mundo.

O bien celebra debates frente a un grupo de amigos o comparte algunas de las experiencias perspicaces que tuvo a lo largo del tiempo.

Esta es sin duda una forma de satisfacer sus deseos más íntimos, enseñando a la gente, ofreciendo apoyo y consejo a aquellos que lo necesitan.

El hombre nacido con la Luna en Sagitario es muy tolerante y comprensivo de las diferencias culturales que marcan a mucha gente.

Lo más importante es que, a través de la enorme cantidad de conocimientos y experiencias relevantes que ha tenido, logra inculcar un sentido de comprensión y diplomacia en los demás también.

Le encanta conversar con sus amigos, y con gente de ideas afines. Además, este tipo es uno de los individuos más amigables y generosos que hay. Nunca tendrás nada malo que decir de él, excepto quizás su comportamiento directo.

La Luna en el hombre de Sagitario está influenciada por su educación astrológica de tal manera que siente la urgente necesidad de hacer algún trabajo físico, especialmente el trabajo de las piernas.

Obviamente está lleno de adrenalina y energía, que liberará de alguna otra manera si el esfuerzo físico no es factible.

Hablará sin parar y dará consejos a todos los que le escuchen. Sería bueno para él aumentar su autocontrol, porque algunas personas podrían persuadirlo a decir cosas íntimas, o información sensible.

Un amante que busca entretenimiento

Si se le da la oportunidad, el hombre de la Luna en Sagitario demostrará que es una de las parejas más cariñosas y afectuosas. Es perfecto con sus genuinas y abrumadoras emociones, principios firmes, y una naturaleza muy generosa.

Su pareja debe aprender a ver la vida de una manera diferente, llena de muchas oportunidades y posibilidades de divertirse mucho.

Entretenimiento, vivir la vida al máximo, encontrar la manera perfecta de lograr y cumplir sus propios deseos, este debe ser el objetivo esencial.

Tener un hombre de la Luna en Sagitario a tu lado significa que nunca tendrás que temer que otras personas se burlen o se burlen de tus principios y valores profundos. Ellos defenderán a aquellos con sus propias vidas.

Sin embargo, abrirse es muy difícil para un nativo de la Luna en Sagitario porque si lo hacen, corren el riesgo de ser manipulados por sus enemigos o por personas que tienen propósitos previos en mente.

Cuando consideren que alguien vale la pena arriesgarse, cambiarán su actitud en gran medida, mostrando más emociones, estando más dispuestos a expresar sus pensamientos y deseos con mayor libertad.

Además de ser muy cariñoso, afectuoso y atento a las necesidades de su pareja, este hombre también logrará hacer lo que pocos hombres pueden hacer.

Se las arregla para sacar lo mejor de sus parejas, las hace felices, alegres, y les hace tener una visión positiva de la vida. Su sentido del humor es bastante contagioso, y contiene muchas de sus experiencias de vida lo que lo hace todo mejor.

La razón por la que la mayoría de la gente confía tanto en este individuo es porque nunca está dispuesto a dejar de lado sus principios, de las cosas en las que realmente cree.

Sin una pelea, una sangrienta en eso, se apegará a sus sueños, ideales, un cierto código de conducta que se basa en una base filosófica.

Cuando una situación pide tal compromiso, prefiere abandonarlo todo, y está muy molesto por este hecho. Sin embargo, su sentido del realismo, de la practicidad, lo hace resistente a los irritantes desafíos que aparecen de vez en cuando.

 

Deja un comentario