La modalidad de cáncer cardenal: La personalidad de apoyo

La modalidad de cáncer cardenal

Este es un signo zodiacal de agua cardinal que está profundamente conectado al aspecto materno de la vida, el cuidador de los signos.

Los cancerígenos son los que manejan la iniciativa, el esfuerzo y la creación. La innovación suele ser traída a este mundo por ellos. Dondequiera que mires y veas algo práctico y bello, está obligado a haber sido hecho por este signo.

La modalidad de cáncer en pocas palabras:

  • Fortalezas: Nutritivo, resistente y de corazón cálido;
  • Debilidades: Demasiado emocional e impulsivo;
  • Consejo: Deberían centrarse menos en lo que los demás piensan de ellos;
  • Fechas: Cada año, entre el 21 de junio y el 22 de julio.

Los principales rasgos de este signo son la empatía, la compasión, el afecto y la amabilidad. Dondequiera que haya un alma necesitada de ayuda, también habrá un Cáncer que la cuide con amor y paciencia. Debido a su naturaleza, tienden a disfrutar de una vida más bien pacífica y recogida en el local de la casa o cerca de los seres queridos

No son los que sucumben a las ilusiones

El poder del signo del agua, el cáncer, da a los que le toca una especie de clarividencia, al menos en lo que se refiere a la lectura de la energía de los demás.

Se podría decir que los sentimientos son los trajes más fuertes de un Cáncer. Tanto en la forma de leerlos como en la de expresarlos.

Debido a lo profundamente ligados que están a las emociones y a sentir lo que otros hacen también, es difícil para un Cáncer mantener un equilibrio interior en todo momento.

Pero el poder fundamental, la energía cardinal está ahí para echar una mano y dar a estas personas la fuerza necesaria para ver las cosas a través.

Estos individuos necesitan recordar que cuando todo lo demás falla, el amor prevalece. Este es el mantra de los Cancerianos.

Son los responsables de llenar el mundo de compasión, encender la chispa de la vida y la aventura en las masas y dar a luz creaciones innovadoras como nunca antes se han visto.

Lo que les da este aparentemente ilimitado pozo de amor y compasión es la energía cardinal de la que se benefician. Pero incluso ellos tienen un límite. Pobre será el tonto que los obligue a alcanzar un estado tan lamentable.

No se puede jugar con un cancerígeno desequilibrado. Al menos hasta que las aguas se hayan calmado. El verdadero papel de un Cancerígeno es ser un cuidador, como tal se siente mejor cuando hay alguien o algo que alimentar y amar.

La única vez que pueden descuidar a alguien de su círculo interno es cuando canalizan la energía de enfoque de su signo.

Estas personas pueden ser algunos de los individuos más decididos, diligentes y trabajadores que existen. Y lo hacen todo con una sonrisa de satisfacción. Después de todo, hay pocos que pueden disfrutar de la vida y los esfuerzos que implica como el cáncer puede.

Su intelecto y su afán de éxito deben ser temidos o adorados. Principalmente por la rapidez y eficiencia con la que parecen alcanzar sus objetivos. Aquellos que los rodean no pueden hacer mucho más que sentarse en asombro o envidia de su progreso.

El Cáncer, así como todos los demás signos cardenales, se benefician de la capacidad de tomar el control de su vida, casi completamente, incluso en una crisis.

Si es necesario, pueden cambiar el ritmo y la dirección que han estado tomando sin mucho esfuerzo. Todo está en la adaptabilidad que esta energía proporciona.

Mientras que siempre parecen estar tranquilos y seguros de sí mismos, en realidad hay confusión en el corazón de un Cáncer.

Parece que nada puede tocarlos o que son fríos con los demás, pero eso es sólo una ilusión para proteger la fragilidad de sus emociones. Pero eso no es lo único que esconden. Detrás de esos preciosos y cálidos ojos, se esconde una sabiduría difícil de describir.

El aura amable, cálida y calmante del Cáncer deja a cualquier alma desprotegida a su toque. Aquellos que les rodean no pueden evitar sentir la necesidad de una conexión más profunda con su entorno y la naturaleza.

A diferencia de los otros signos que tienen sus raíces en la tierra, el Cáncer está en realidad gobernado por la Luna, lo que le da una personalidad tan fresca y serena.

En general, el propósito de un Cáncer es usar sus dones bendecidos por la Luna para nutrir y proteger a los que le rodean. Utilizan su intelecto altamente desarrollado y su sabiduría emocional hacia este fin, comprendiendo fácilmente a los demás y adaptándose a sus necesidades para que puedan ponerlos a gusto y ayudarlos.

Su aptitud hace que parezca casi sobrenatural con lo fácil que es para ellos empatizar con los demás y leer sobre su energía, como si tuvieran una visión de sus propios núcleos.

Encendiendo la chispa de la creación

El signo de Cáncer es para las personas nacidas a principios de verano, entre el 21 de junio y el 22 de julio.

Los cancerígenos que nacen hacia finales de junio tienden a ser bastante posesivos e intrusivos en sus formas. Tienden a obstruir para poder cambiar cómo se sienten los demás. Lo cual no es algo tan grande, incluso si es por su propio bien.

Los que nacen a principios de julio pueden ser un poco demasiado nutritivos. Tomando el papel de guardián protector para mantener la paz y la armonía.

Los individuos nacidos a mediados de julio tienden a tener una inestabilidad emocional para ellos y suelen rehuir las situaciones para no hacer que los demás entren en pánico debido a la preocupación.

Estos son los que realmente tratan demasiado de hacer sentir bien a los demás, lo que a menudo tiene el efecto contrario. El mejor consejo es relajarse de vez en cuando, el mundo es seguro incluso si se toman un descanso.

Los signos cardinales suelen ser los que encienden la chispa de la creación. Son los que llevan las ideas innovadoras a la realidad para que todos las disfruten.

El único problema está en la dificultad de crearlos. Simplemente porque aunque son brillantes en la creación de ideas, es difícil para ellos llevarlas a cabo, viendo lo fácil que se desvían por las otras visiones y planes brillantes que siguen haciendo. En el proceso, otros serán atraídos por su potencial de liderazgo y carisma.

Si hay un desequilibrio en su energía cardinal, entonces los Cánceres tienden a volverse bastante posesivos, insensibles e inquietos. Harían bien en aprender a tener paciencia durante esos periodos, si no, corren el riesgo de arruinar todo el progreso que han hecho.

Lo que suele sorprender a esta gente es el hecho de que el resto del mundo no es como ellos. No todo el mundo puede entender a los demás en un nivel emocional tan profundo como el de un cancerígeno.

Hay pocos que se benefician de una energía tan perspicaz como los niños del Cáncer, y aún menos pueden hacer tan buen uso de ella. Su voluntad y determinación de hierro les permite conseguir fácilmente lo que quieren.

La mayoría de las veces todo lo que tienen que hacer es pedirlo. Pero si eso no es suficiente, tienen todas las habilidades necesarias para obtener sus deseos. Tienen lo que se conoce como una lengua de plata y lo saben.

Sin embargo, cuando todo está dicho y hecho, el verdadero llamado de un Cáncer es uno pacífico. Amar y cuidar a los que les rodean para que vivan la vida al máximo.

 

Deja un comentario