Plutón en la 10ª Casa: Hechos clave sobre su efecto en tu vida y personalidad

Plutón en la 10 Casa

Los nacidos con Plutón en la décima casa de su carta natal siempre están enfocados en su carrera, avanzando en la escala social, puliendo sus habilidades y obteniendo cada vez mejores resultados en el trabajo.

Idean objetivos bien definidos, planifican con antelación y elaboran estrategias, teniendo en cuenta los posibles peligros, y siguen adelante con confianza, ambiciones y agallas inquebrantables. Investigan mucho, adquieren el conocimiento y el saber hacer necesarios para hacer de sus vidas un paraíso.

Plutón en la 10ª Casa resumen:

  • Fortalezas: Creativo, firme y visionario;
  • Desafíos: Manipulador, irrespetuoso y complejo;
  • Consejo: Necesitan aprender a hablar y comunicarse efectivamente con diferentes tipos de personas;
  • Celebridades: Eminem, Cristiano Ronaldo, Prince, Jim Carey, Paris Hilton.

También son perfeccionistas, individuos que no quieren nada más que lo mejor. Probablemente tuvieron un modelo paternal para alcanzar tales niveles de excelencia y ética de trabajo. Estos principios no podrían haber aparecido espontáneamente de esa manera. En cambio, deben haber sido alimentados.

No hay término medio

Plutón en la décima casa la gente es muy especial y no puede evitar causar una buena impresión a quien los conoce.

Su presencia única y sobrenatural, la actitud seria cuando se involucra en un proyecto, el enfoque afilado y la determinación, así como la ética profesional, son muy atractivos y admirables.

Están constantemente mejorando, autodidacta en realidad, y curioso y cómo funcionan las cosas, lo que les hace funcionar, y cómo se puede hacer mejor. Además, son muy buenos con la gente.

No se echarán atrás ni abandonarán el barco una vez que hayan dado su palabra. Cualquier proyecto que inicien terminará en la gloria, prueba de su excelencia y ambición, o se convertirá en un fiasco total.

No hay un camino intermedio. Al menos han hecho lo mejor que han podido. Idealmente, tendrán que superar cosas como las tradiciones de mente estrecha que ponen fin a cualquier adición creativa.

Sin embargo, esto rompería el status quo, sacudiría los cimientos de la forma de pensar de la gente. No es algo tan fácil de lograr.

Estos nativos van a gravitar naturalmente hacia el éxito y el rango social, para aumentar su poder e influencia sobre el pueblo.

Así es como se ven a sí mismos siendo realizados y felices, estando en la cima de la cadena alimenticia, dictando cómo se mueve la escalera social.

Sin embargo, Plutón les inculca un enfoque más abierto, que este objetivo materialista no es el único camino, ni tampoco el más deseable.

Hay otros caminos más atractivos para lograr la magnificencia también. La seguridad interior y la estabilidad emocional pueden lograrse a través del desarrollo personal y el crecimiento natural del carácter.

El asunto es que el aspecto de Plutón en la décima casa se asocia naturalmente con la sociedad, su funcionamiento interno, requisitos, reglas y regulaciones y expectativas.

Como hemos dicho anteriormente, están naturalmente dirigidos a obedecer estas reglas. Como tal, a menudo pueden tratar de manipular a los débiles mentales y aprovecharse de la desgracia de los demás.

Además, cuando finalmente llegan a la cima, pueden tener rayas abusivas. El poder es un monstruo, un abismo que puede tragarse a cualquiera si se usa en exceso.

Están extrañamente desanimados por la perspectiva de lograr mucho más de lo que pueden o podrían lograr.

¿Qué tal si los atormentan eternamente? Esto crea dificultades y situaciones inútilmente complejas que les impiden avanzar. Es un sentimiento de culpa, principalmente, perpetuado por otras personas.

Es probable que pasen por una confusión emocional y lleguen a un estado de inestabilidad gracias a los conflictos y discusiones en la familia.

Las tragedias y los eventos traumáticos también son posibles. Los impactará y los dejará destrozados. Sin embargo, si aprenden a seguir los consejos de Plutón y a armonizar sus energías, no sólo serán menos propensos a ser presas de tales eventos dañinos, sino que también se volverán más disciplinados y ambiciosos.

Son muy responsables y honestos consigo mismos, admitiendo cuando cometen errores y dándose cuenta de lo que hay que hacer para rectificarlos.

Los nativos de Plutón en la décima casa podrían encontrarse especialmente dotados de talento y perspicacia en los campos más profundos y poco ortodoxos como el ocultismo, la magia, la curación espiritual, la investigación científica, etc. No sólo eso, sino que también sobresaldrán en este aspecto.

De cualquier manera, tienen que mantener sus motivaciones por las nubes para lograr los mejores resultados, ser ambiciosos y tener una resistencia duradera.

De lo contrario, sin metas firmes y fijas, aspiraciones visionarias y grandes sueños, sólo van a desperdiciar ese talento y potencial. Terminarán siendo una fuerza agotada, una existencia complicada y problemática que les espera.

Los bienes y los malos

La ubicación de Plutón en la casa 10 del diagrama astrológico dota a estos nativos del deseo y el potencial de afectar toda la evolución de la sociedad. Les da la oportunidad de cambiar el mundo, cambiar las mentes de la gente, y hacer acciones innovadoras.

Quieren llegar a un nivel en el que sean capaces de influir en el funcionamiento de la sociedad, una posición de poder, para erigir un imperio construido sobre el esfuerzo constante y los intentos ambiciosos.

Profesionalmente, los superiores se fijarán en ellos desde el principio, pero sus relaciones con los colegas serán tensas y forzadas. La habilidad es a menudo objeto de celos, como sucede en todas partes.

Necesitan aprender a hablar y comunicarse efectivamente con diferentes tipos de personas. Se necesitan varios enfoques para interactuar proactivamente con personas de diferentes estratos sociales o con diferentes ideas, por lo que deben ser abiertos y decididos.

Esta determinación y actitud natural de agallas marcará la frontera entre el éxito y el fracaso, entre la vida y la muerte.

El verdadero quid de la cuestión es cómo tratan realmente los problemas, no los resultados. Necesitan planear en consecuencia, tomar todo en consideración, darse cuenta de que se necesitarán muchos intentos para alcanzar un resultado deseable.

Habrá muchos obstáculos en el camino, pero siendo perfeccionistas, siempre los superarán espléndidamente.

El cambio puede asustarlos. Por lo general, tienen rutinas y formas de hacer las cosas bastante fijas.

Si tienen que cambiar esos principios y hábitos, va a tomar un tiempo, si están dispuestos en primer lugar.

No es que estos nativos sean estrechos de miras o carezcan de visión, es que a menudo tienen miedo de sacudir las cosas, de ir en contra de la estructura normal de las cosas.

La tradición, por lo tanto, es algo intocable e irrompible en su punto de vista.

Es decir, a menos que se trate de un avance constante y lento hacia adelante, con descansos saludables y cambios definitivos que reemplacen esa sensación de estar perdido. El cambio es, después de todo, una necesidad para el desarrollo y el avance personal.

 

Deja un comentario