Significado del Número 27 – Significado y Simbolismo

El significado del número 27

El número 27 expresa un amor e interés por el bienestar de la humanidad y uno que es diplomático y sabio.

Este número trata sobre la no discriminación, la compasión y la tolerancia hacia los demás y sus creencias.

Las personas que tienen 27 en sus cartas numerológicas deberían utilizar sus puntos de vista idealistas, su naturaleza humanitaria, sus habilidades con las personas y su amplia gama de conocimientos para ayudar a la humanidad.

El destino de estas personas es ayudar a los demás a escala universal; su mayor preocupación es el bienestar de los demás, incluso si esto significa descuidar el yo.

El número 27 como persona

Si el número 27 fuera una persona, sería la hija compasiva y creativa del diplomático número 2 y del conocedor número 7. El número 9 es la esencia del 27.

Los números 2 y 7 también contribuyen al significado del número 27, añadiendo sus propios toques de tacto y sabiduría antigua.

El centro del número 27, el 9 se preocupa por ayudar a la humanidad, y no importa quién es quién para el 9. Mucho menos asociado con el 27 que con el 9 (aunque más que el 7), el número 2 mejora las habilidades diplomáticas del 9.

El número 9 se ocupa de complacer a la gente, así que la diplomacia y el tacto de 2 sólo ayuda a su causa, sea cual sea.

El número 7 contribuye con sabiduría, intuición y capacidad de análisis para que el 27 pueda ayudar a otros haciendo mucho más que donar dinero a una causa.

El número 27 es idealista, empático, orientado al equipo y lo suficientemente sabio para ayudar a otros a buscar su propósito y formas de ayudarse a sí mismos.

Los números 9 y 7 son para un humanitario y pacificador que busca la perfección. Esta es una combinación ideal porque el 27 puede ser lo suficientemente sabio para ayudar a los demás sin perderse en los demás.

El número 27 es muy tolerante y perspicaz; sin embargo, el 27 se preocupa más por los demás que por sí mismo, por lo que debe hacer un esfuerzo extra (pasar algún tiempo a solas) si quiere lograr algo ideal.

El número 27 en la historia

El número 27 se conoce como la «trinidad de trinidades». Esto se debe en parte a que el 3 es la raíz cúbica del 27. Además, 3 al cuadrado es 9 y 9 multiplicado por 3 es 27. El mundo está compuesto de agua (salada y dulce), y el resto pertenece a la tierra (27 por ciento).

Los alfabetos hebreo y español tienen 27 letras.

En la Biblia, el vigésimo séptimo libro de Proverbios tiene veintisiete versículos. Después del asesinato de Julio César, el Imperio Romano se estableció en el 27 AC. El planeta Urano tiene 27 lunas, y los elefantes tienen 27 pares de cromosomas.

Por último, muchos famosos que dejaron huella en la humanidad nacieron el veintisiete de un mes: John Steinbeck (27 de febrero de 1902), Bruce Lee (27 de noviembre de 1940), Samuel Morse (27 de abril de 1791), Amadeus Wolfgang Mozart (27 de enero de 1756) y Lewis Carroll (27 de enero de 1832).

El Club 27

El número 27 es particularmente interesante cuando se mira desde el punto de vista de los reflectores. Es asombroso el número de aquellos que adquirieron fama a una edad temprana y murieron a la edad de 27 años (músicos en particular).

Más de cincuenta músicos pertenecen al «Club de los 27». Entre estos músicos están Janis Joplin, Jimi Hendrix y Kurt Cobain. Algunos se apresuran a culpar al número 27, considerándolo un número de mala suerte.

Sin embargo, no sería prudente considerar a cualquier número como desafortunado en su conjunto. Cada número tiene un propósito, y cada uno tiene características positivas y negativas que le ayudan a servir a su propósito.

El número 27 se reduce al número 9, y el 9, que representa el final de un ciclo, es significativo porque implica permitir que las cosas lleguen a su fin. Una gran cantidad de energía está involucrada en las transiciones, y esa energía puede ser usada para beneficiar o perjudicar. Se pueden tomar múltiples direcciones con cada experiencia diferente.

Aquellos con el número 27 prominente en sus vidas

El número 27 es creativo y lógico, mundano e ideal. Aunque las personas con 27 en sus vidas son individuos abnegados que prefieren las relaciones de cooperación. Estas personas se preocupan por las personas porque son personas, no porque digan o hagan esto o aquello.

Generalmente son personas muy compasivas, tolerantes y espirituales. Tienden a ser filantrópicos, pero son perfectamente capaces de encontrar otros medios de ayudar a la gente.

Las personas con 27 años en sus vidas (o nacidos el veintisiete de un mes) están interesados en cosas como la filosofía, la espiritualidad, la ciencia y los viajes. Les encanta conocer gente, y pueden llevarse bien con casi todo el mundo porque ellos mismos son muy interesantes.

Son únicos y originales en pensamiento y acción, posiblemente porque tienden a pensar demasiado en lo que van a hacer antes de hacerlo.

El número 27 es materialista y espiritual. Idealmente, las personas con 27 tienen medios físicos que pueden utilizar para cuidarse a sí mismos y ayudar a los demás. Estas personas interesantes prefieren a las personas interesantes, tanto por la cercanía como por el romance.

Son personas fuertes con opiniones fuertes y éxito escondidas en muchos rincones cercanos.

En sentido negativo, los 27 pueden llegar a ser demasiado dominantes en pensamiento y acción. Estas personas necesitan permitir que otros se expresen y no asumir automáticamente que 27 sabe más. Su necesidad de lo material puede nublar su necesidad de lo espiritual (o viceversa), por lo que deben trabajar para mantener el equilibrio.

Su equilibrio se encuentra en su originalidad y fuerza de espíritu. Estos individuos filantrópicos deben utilizar sus ganancias físicas y espirituales para contribuir a la humanidad, aunque sea a una persona a la vez.

Conclusión

El número 27 es uno que valora las relaciones, en particular con todas las personas con las que podrían relacionarse.

Los que tienen el número 27 en sus cartas numerológicas (en particular el número del día de nacimiento), son personas que deben enorgullecerse de su originalidad y su carácter humanitario.

Sin embargo, deben aprender a rendirse a los demás de vez en cuando para evitar ser dominantes.

Estas personas deberían usar su sabiduría, creatividad y compasión para mejorar el mundo (y la gente) que les rodea.

 

Deja un comentario