Cómo seducir a un hombre Leo de la A a la Z

Cómo seducir a un hombre Leo de la A a la Z

Todo lo que tienes que hacer para conquistar a un hombre Leo es bañarlo con atención y cuidado. Estos individuos son legendariamente egocéntricos y buscadores de atención, así que se enamorarán completamente de ti si acaricias sus egos lo suficiente.

Será una competición, porque tienen muchos admiradores, y el más ambicioso de ellos ganará el amor eterno del rey. Claro, son románticos, mucho de hecho, y disfrutarán de ser llevados a una cena a la luz de las velas, o a un paseo por el parque.

Seduce a tu hombre Leo con estos 5 consejos:

  1. Destaca entre la multitud pero sólo tiene ojos para él.
  2. Bromea con él pero sigue siendo directo.
  3. Sé natural y un poco sensato cuando estés en privado.
  4. Deshazte de tus complejos y prepárate para los juegos.
  5. Estar allí cuando se abra sobre sus emociones.

Sigue leyendo, hay más abajo.

Atrévete a desafiarlo

La forma más fácil y eficiente de mantener la atracción de un Leo fijada en ti es jugar un poco con sus celos.

Son increíblemente posesivos cuando se trata de sus parejas, y no aceptan en silencio nada que tenga que ver con el coqueteo o el engaño.

Aunque se equivoquen o exageren en estas cosas, les hará ser más protectores y cariñosos contigo.

Es inevitable, después de todo, ¿de qué otra forma podrían asegurarse de que no te levantes y los dejes por otro, sino poniéndose en la línea de fuego y demostrando que son los mejores?

Incluso los más fuertes y seguros de la gente tienen sus miedos y dudas, y tal es el caso de los egocéntricos y orgullosos hombres de Leo.

¿Quién hubiera pensado que los reyes también tienen miedo? Pero lo tienen, y sus ansiedades se refieren a sus conflictos internos, por los que otras personas podrían criticarlos.

Autoconscientes y conscientes de sí mismos, estos nativos no son confiados debido a alguna visión narcisista (bueno, tal vez sólo un poco), sino por su increíble voluntad, ambición y perseverancia.

El que logre que el hombre Leo se abra a sus miedos voluntariamente tendrá éxito en este juego de seducción, para siempre.

Si te interesa uno de esos nativos, no sirve de nada perder el tiempo en seducciones inútiles, porque mientras tú juegas y esperas a que él haga el movimiento, puede ser que alguien más tome la iniciativa y le pida una cita al hombre Leo.

Y no quieres que eso suceda, ¿verdad? Los socios de los Leos tienen que estar seguros de que son lo suficientemente buenos, y deben tener la fuerza de carácter para salir adelante si quieren lograr sus deseos.

Así que no te entretengas más y haz tu movimiento, este es el mejor momento como cualquier otro. Para el excepcional Leo, sólo la mejor y más espléndida de las mujeres es apta para ser su esposa, y la madre de sus hijos.

Estos nativos son, en general, individuos que quieren ver primero cómo te cuidas, cómo te comportas en la sociedad, y si les gusta eso, entonces van a querer profundizar su conocimiento de ti.

Su pareja ideal no actúa con impulsividad y audacia masculina, sino con gracia, elegancia, encantos femeninos, y lo más importante, un sutil encanto sexual que emana de cada uno de sus poros.

Consejos para seducir a tu hombre Leo

Además de sus diversos intereses en las artes y los aspectos culturales del mundo, un tema que discutirán fácilmente con sus socios, si se presenta la ocasión, estos nativos también obtienen placer al ser percibidos como personas conocedoras.

Quieren que se les mire con admiración, afecto y amor, porque aunque sean de naturaleza egocéntrica, también se alimentan de halagos, dulces palabras de aprecio y cosas así.

Están enamorados de estar en el centro de atención de todos. Es un sentimiento tan estimulante y satisfactorio, que nunca se cansan de él. ¿Y por qué lo harían?

No es que lastimen a alguien haciendo eso, y si es algo que los satisface profundamente, ¿por qué no se esfuerzan por lograrlo?

La seducción de Leo se apaga

Por un lado, los nativos de Leo no tienen una muy buena opinión sobre las personas que se comportan como si fueran los mejores de allí, y que todos los demás no pueden hacer frente a su brillantez.

En otras palabras, odian a los que desprecian a los demás, que critican el más pequeño de los errores, aunque se haga en situaciones particulares que no tienen solución.

Tampoco aprecian a los que utilizan todos los métodos a su disposición para llegar a la cima. Pueden tener éxito sin hacer trampa o usar a otros como víctimas colaterales, pero eso requeriría mucha más ambición, perseverancia y principios por encima de todo.

Además, es bastante obvio que no les gusta la competencia, y si eres el tipo de persona que toma el control de una situación y actúa como si todos los demás estuvieran allí para hacer su voluntad, entonces realmente tienes que reconsiderar tu postura, porque no van a tomar este tratamiento a la ligera.

A lo que te enfrentas

Con los nativos de Leo, todo está ligado a su naturaleza egocéntrica y a su obsesiva fascinación por estar en el centro de atención. Como resultado, están acostumbrados a ser constantemente elogiados y a que la gente les dé el aprecio que se merecen. Darle al César lo que se merece, ese sería su lema.

Bueno, hay un problema aquí, y es que la mayoría de la gente no puede soportar cumplir este papel durante toda su vida.

Es una visión sombría de cómo debería ser el matrimonio, y por eso es un esfuerzo bastante desafiante y arriesgado, elegir a un Leo como pareja, pero es factible, con la cantidad adecuada de paciencia.

Otro problema es su exagerado sentido de sí mismos, porque, ¿qué otra cosa podría ser el resultado de oírse constantemente a sí mismos siendo halagados, teniendo sus cualidades enfatizadas, mientras que nadie dice nada acerca de sus defectos?

Naturalmente, han formado un sentido del yo sesgado, y si alguien se atreve a atacarlos a ese nivel, se va a poner feo.

La disonancia cognitiva tiende a aparecer como resultado del choque entre la opinión subjetiva que tienen de sí mismos y la apreciación a menudo contradictoria que sus parejas pueden hacer de vez en cuando.

Por lo tanto, sería mejor decirles estas cosas con tanta gracia, diplomacia y dulzura como sea posible.

 

Deja un comentario